¿Cuánto comunica una hoja rota?

Cuánto comunica una hoja rotaHace dos días que, cuando salgo del despacho, camino de casa, paso por delante de una oficina que, recientemente, ha colgado el cartel que veis en la foto. El primer día que lo vi, pensé “mira, otros que echan el cierre” y me quede con esta idea. Hoy me he parado y he mirado la hoja de papel con un poco mas de atención para descubrir que son los horarios de verano. Tres pasos más allá, ya tenía en mente este post.

Muchas empresas han llevado a cabo, motivadas por la presente crisis económica, medidas de reestructuración que han afectado toda la organización y un poco más a sus aéreas de comunicación: Has despedido a periodistas, asistentes de marketing y a diseñadores, y/o han reducido al mínimo la inversión en este capítulo.  ¡Gran error!

Hoy en día, el aire que respiramos está compuesto por oxigeno, dióxido, argón y comunicación. Prescindir de este último componente en la gestión empresarial es un error dado que todo es comunicación:
– lo es tanto comunicar, como no comunicar.
– también es comunicación hacerlo bien o mal
– igual como también es comunicación la elección de un canal en concreto, de un perfil de emisor, de un nivel de formalidad…
En definitiva, comunicamos más con los elementos ajenos al contenido del mensaje, que con el contenido en sí.

Volvemos al pedazo de papel con los horarios de verano. La primera vez que lo vi mi reacción fue la siguiente:
– no vi el contenido
– del contexto comunicativo entendí que: (1) la persiana bajada significaba “cerrado”, (2) que la hoja de papel significaba “pocos recursos”, (3) que el hecho que estuviera estropeada y rota venía a decir que “no había ido nadie” y (4) , por último, con una letra tan pequeña “estaba comunicando algo que era o poco importante o que le daba vergüenza comunicar”.

Por eso esto, en un segundo mi cabeza había construido el siguiente mensaje: “Cierra por problemas de liquidez y ya forman parte del colectivo de empresarios que, a pesar de haberlo intentado, la crisis se los ha llevado por delante”. Así que seguí adelante dispuesta a olvidar hasta de qué era ese comercio, pues ya nunca podría comprar en él.

Ahora, después de saber que en esa hoja informan sobre los horarios de verano, estoy a punto de iniciar una colecta popular entre las familias de los trabajadores para hacerles una placa digna.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s