Así podría ser la futura desaparición de los gadgets tecnológicos

Kyoto Station Japan), by Anna Serrano Coll, 2010

Kyoto Station Japan), by Anna Serrano Coll, 2010

Tal vez llegue un día en el que deseemos liberarnos de los gadgets tecnológicos que ahora inundan nuestras vidas. Tal vez no deseemos cargar con el Vaio de aquí para allá, ni tampoco queramos oír nuestro móvil sonar en los lugares más insospechados, ni nos apetezca saber qué tendríamos que estar haciendo en ese momento con el sonido de una campanilla, ni pretendamos recibir correos electrónicos en la cima del Montblanc, ni nos apetezca seleccionar sobre una pantalla táctil qué canción escucharemos, ni que nadie nos vea la cara que ponemos si nos llama y nos saca de la cama. Tal vez un día sean estas las aspiraciones de cualquier persona normal. Cuando esto suceda, los gadgets tecnológicos que hoy cargamos de aquí para allá y que destacan tanto en nuestros bolsillos, en la sobremesa o junto al decodificador de la señal de la televisión de pago, formarán parte de bolsos, mesas o paredes de nuestra casa.

Con el panorama actual pude parecer que el futuro de los gadgets tecnológicos para las comunicaciones puedan avanzar siguiendo parámetros de “más cosas en uno”, “más pequeño”, “más calidad audio-video”, “más redes de comunicación”, “más lugares con mejor cobertura”… Y, aunque las líneas actuales apuntan que, los próximos años, la inversión en tecnología que harán las personas girarán entorno a estas directrices, tal vez, el futuro apunte hacia otros aspectos que justo ahora empezamos a vislumbrar.

 

Integración absoluta

Hoy, ya no se habla de la posibilidad de integrar el GPS en el teléfono, se da por sentada esta tecnología y el foco del debate se centraliza en las hipotéticas vulneraciones contra la privacidad individual que ésta puede repercutir… y con música y con correo y con Internet y con cámara.

Paulatinamente se ha producido una integración de tecnologías en los pequeños dispositivos. Quien tenga el móvil sólo para llamar y recibir llamadas o, como mucho, para transmitir SMS o escuchar música está desfasado. Y son cada vez menos jóvenes los que entienden que “cuando se ve la tele, sólo se ve la tele”, ahora twittean.

En esta evolución, el siguiente paso será la integración de las tecnologías sobre muchos otros soportes (“Casco para deportistas con Bluetooth”“Chaqueta deportiva con GPS”) y es inminente la integración física en el entorno, como hace años apuntó Microsoft con apuestas como la Microsoft Surface.

En este camino, un día los gadgets desaparecerán, completamente integrados en nuestro entorno cotidiano, que internamente quedará trasformado para seguir siendo el nuestro, con la tecnología de mañana.

Me encanta la descripción que Ray Bradbury hace de esta integración invisible, vista con los ojos de la Guerra Fría en “Agosto de 2026. Vendrán lluvias suaves” en Crónicas Marcianas.

 

Una nueva era de la comunicación hombre-máquina.

Ahora mismo estoy redactando este texto sobre el teclado de un portátil, también lo podría hacer en el teclado de la palm o en cualquier otro de los dispositivos existentes. Pero, como muchos de los que nos hemos dedicado al mundo de la letra, nuestro sueño es poder prescindir de teclados o hacerlos más amables.

No sé el motivo, ni lo imagino, pero no conozco ningún periodista con virtudes de mecanógrafo, aunque esto no significa que escriban lentamente.

Las principales líneas de desarrollo de las nuevas pantallas serán:

  • Más superficie de pantallas: pantallas envolventes para los dispositivos
  • La economía de la electrónica impresa
  • Los OLED podrían ser un reemplazo para los LCD de color tradicionales
  • Más allá de lo flexible, la computación elástica

Materiales como el grafeno podrían, en el futuro, jugar un papel destacado.

 

Pero no podemos perder de vista, dentro de este aspecto, las nuevas formas de comunicación más sensibles, kinéticas, lanzadas inicialmente con la intermediación de mando (la Wii), hoy, independientes de estos dispositivos (kinect xbox). Es el primer estadio del desarrollo de las nuevas formas de comunicación hombre-máquina, pero habrá más: Juguetes controlados con el pensamiento.

 

El fin de las baterías.

En un momento en que se está generalizando el debate sobre los usos de las energías de origen fósil, pocos pasan por alto que las formas de consumir que tenemos actualmente han desembocado en una crisis climática global. Tal vez algunos investigadores tengan esto en cuenta para desarrollar las formas de energía de nuestros gadgets tecnológicos del futuro.

Hoy en día, la esperanza del usuario es que termine aquello de “dónde puede conectarme para cargar baterías”

En un futuro a medio y largo plazo, muchos de los gadgets que aquí he señalado puedan pasar la historia de las grandes pifias de la inventiva, pero creo que, vistas las líneas maestras de desarrollo que equipos de investigación de todo el mundo están llevando a cabo da la impresión que las cosas podrían ir por ahí: que la tecnología no sea visible en nuestras vidas, ni seamos demasiado consciente de hasta qué punto nos está ayudando a comunicarnos.

Anuncios

Una respuesta a “Así podría ser la futura desaparición de los gadgets tecnológicos

  1. Pingback: MOBILE WORLD CONGRES 2015. (MIÉRCOLES) INTERNET DE LAS COSAS | insectividad·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s