Poseer una web de modo inteligente es más que tener una ‘smartweb’

Colors in moviment from my balcony, by Anna  Serrano Coll, 2015

Colors in moviment from my balcony, by Anna Serrano Coll, 2015

Hace pocos días, uno de mis socios me regaló una frase que me encantó. De hecho, cuando la formuló casi me levanto y me pongo a aplaudir por lo que no me pude refrenar y le pedí permiso para apuntarla y tomarla prestada, para poderla compartir contigo,que ahora lees este blog.

Él se prestó encantado, cosa que le agradezco, así que ahí va la frase:

“Se puede tener una página web porqué a uno le han dicho que las empresas tienen que tener página web, pero esto es muy distinto a tener una página web de forma inteligente”.

En poco tiempo hemos vivido un cambio radical en el modo en que las empresas se comunicaban. Ya no hablo del momento en que se saltó a internet con las primeras páginas web, que va! Tampoco me refiero a cuando vivimos la oleada de las páginas web en Flash —hoy convertidas en un quebradero de cabeza para el posicionamiento—, o cuando todo CEO que se preciara debía tener un blog

Tener una web. Estrategia de comunicación

El hecho de tener una web es hoy en día mucho más que “estar presente”: para las empresas tener una web debe formar parte de una estrategia de comunicación amplia, que integre actividad online y offline, en la que el web es un canal más, entre muchos otros, sean convencionales o se hallen entre los más modernos.

Hoy en día, tener una estrategia de comunicación corporativa online, significa muchas cosas y las trato de sintetizar:

  1. Visualizar cómo se posiciona y cómo debe posicionarse la marca, el servicio y/o el producto comercializado en el mundo digital para cumplir con los objetivos estratégicos corporativos.
  2. Determinar objetivos estratégicos específicos para la comunicación online, teniendo en cuenta que el contexto comunicativo, los destinatarios y formato del mensaje deben adaptarse a las formas de comunicación online. Este puede significar la necesidad de platear estrategias globales, offline y online, desde la dirección corporativa aprovechando las ventajas que ofrece cada tipo de comunicación.
  3. ‘Campañizar’ los objetivos estratégicos que, plateados como un mensaje tendrán la capacidad de ser encapsulados adecuadamente para cada canal, para cada uno de los perfiles de consumo y perfil de usuario, que hallamos en cada uno de estos canales.
  4. Adaptarse a las particularidades comunicativas de cada canal online: tanto los canales propios (web, blogg, redes sociales privadas) como los canales sociales. Esto se refiere tanto a la estética como a los contenidos.

Hoy en día, desarrollar una estrategia de comunicación significa integrar, como nunca se ha hecho hasta ahora, la gerencia en márketing y comunicación con la parte más ejecutiva de esta. Y déjame decirte que esto es un reto igual de enorme para las grandes, como para las pequeñas empresas.

Y tú, ¿estás preparado?

 

¡Un abrazo desde la insectividad!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s