Negocios que hacen clic: abrir la e-Persiana

¿Cuánto tiempo y dinero estas dispuesto a invertir para abrir tu tienda online? Algunos consejos antes de sacar la calculadora

"Time to buy", by Thomas Hawk (Flickr)

“Time to buy”, by Thomas Hawk (Flickr)

En las últimas semanas, varios empresarios me han estado hablando de iniciativas de eCommerce que les rondaban. Se preguntaban —y me transmitían un poco estas inquietudes— sobre cómo desplegar, impulsar, posicionar, etc. este tipo de negocios.

Va esta reflexión para las pyme que se están planteando la apertura de este tipo de canales:

Visión global de la iniciativa

Crear una tienda online trasciende al hecho de “levantar la persiana” y debe implicar un proceso homólogo al de abrir un negocio: plan de márketing y visualización de acciones con una visión transversal de éstas (a veces, trascendiendo del comercio online al offline –si hay un sede física-, otras dando el salto del eCommerce a lo que llamaríamos eSocial, y viceversa).

Planificar y determinar estratègies… Sí, y aún más.

Como cualquier negocio, la apertura de un canal online requiere un plan de negocio, igual como lo requiere la puesta en marcha de cualquier empresa. El eCommerce requiere, respecto al negocio tradicional, igual o, incluso, aún más esfuerzos, dedicación y trabajo (por el hecho de tratarse de ecosistemas comunicativos nuevos).

Aquellos que desean abrir una tienda online también deben tener en cuenta que, si en los mercados offline tradicionales la competencia es rigurosa (por poner un adjetivo suave), en los mercados online es bárbara (pensad que vuestra competencia serán empresas como Amazon, eBay, la Nevera Roja o Booking).

Determinar objetivos realistas: las tiendas online no son una panacea.

Hace cosa de un año empecé a comprar a una granja online de productos ecológicos, cuando dieron de alta mi ficha me identificaron como “cliente nº: 60”. En este año he gastado 200.00 € brutos (incluyendo gastos de envío). Pongamos que, para este productor ecológico, soy su cliente tipo, con un grado de fidelidad medio y un tique de compra medio-bajo. Estamos hablando de que el negocio online pude estar facturado 15,000 o 16,000 o, incluso, 20,000 € brutos al año, teniendo en cuenta que se trata de un negocio agrícola.

Dos reflexiones:

  1. Espero que el resto de clientes sea mucho más fiel en cuanto a actos de compra y volumen facturado.
  2. Lo dicho: las tiendas online no son una panacea.

Cuando eCommerce y negocio físico coexisten

La constitución de un negocio online puede tener correspondencia con negocio físicos que existen y funcionan.

Y, aquí volvemos al planteamiento de los objetivos: ¿qué objetivo puede estar cubriendo un canal online en estos casos? Hay quien lo enfoca como “el negocio del futuro” (Ay, madre!), otros lo plantean como una estrategia de aumento de las ventas de determinados productos para conseguir mejores márgenes en la negociación con el fabricante; otros lo visualizan como un canal para agilizar la tramitación de pedidos con clientes internacionales ya fidelizados con sus márgenes asignados de modo automático, otros como una plataforma “outlet” para gestionar stocks…

En general, en los casos de coexistencia, la visualización global de la estrategia de negocio debería ser cristalina, para que este nuevo canal no perjudique a los que ya funcionan.

***

Con todo esto, algunos habréis pensado que estoy en contra de las experiencias de tienda online y eso no es cierto. Lo único que pretendo es que cada una de estas iniciativas sean razonables, responsablemente planificadas y concienzudamente ejecutadas. De lo contrario, corremos el riesgo de invertir un tiempo y un dinero obedeciendo a la lógicas de “estoy porqué todo el mundo dice que tengo que estar”, cuando en realidad la opción elegida no era la más adecuada.

***

Una reflexión del buen Oriol Cesena linkedin para cerrar esta reflexión, aunque en su caso hablara del viaje 2.0 de la pequeña empresa :

«En la red no debemos estar presentes, únicamente por una cuestión de tendencia, de moda de imagen, … Y es que desgraciadamente son muchas las empresas que se crean un perfil Facebook o similar, las que montan su propio blog, o las que simplemente dedican pequeños esfuerzos, pensando que se trata de una “cierta obligación comercial” para así transmitir una mejor imagen de su empresa. […] Empezamos a olvidar la simple idea de que en los entornos digitales “simplemente tenemos que estar presentes”, y empezamos a pensar con la oportunidad que nos brinda el mundo digital siempre que estemos presente y participativos. Sólo de esta manera iniciaremos un viaje en el entorno 2.0 con garantías de éxito.»

Algunos recursos más:

 

¡Un abrazo desde la insectividad!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s